BODEGAS

Algunas bodegas de la comarca de la Conca de Barberà le abren las puertas para enseñarle el proceso de elaboración y las peculiaridades de los vinos de la DO Conca de Barberà.

Las bodegas elaboradoras de vinos y cavas han estado tradicionalmente ligadas a la comarca de la Conca de Barberà. Tras sufrir los efectos de la filoxera, a finales del siglo XIX, en la Conca de Barberà surgieron las primeras cooperativas agrícolas y, con ellas, los edificios comunes donde se producía el vino, las bodegas cooperativas.

 

Coincidiendo con la necesidad de adaptarse a los avances tecnológicos ya las nuevas necesidades sociales y mercantiles de inicios del siglo XX, nacen las bodegas modernistas llamadas “catedrales del vino” por Àngel Guimerà, y que constituyen edificaciones de gran valor dentro del patrimonio arquitectónico de la Conca de Barberà y de Catalunya.

 

En la Conca de Barberà existen 6 bodegas modernistas construidas por los arquitectos Pere Domènech y Cèsar Martinell, y no todas son visitables. Actualmente están declarados por la Generalitat de Catalunya Bien Cultural de Interés Nacional.

 

Con la Ruta del Trepat podrá descubrir los paisajes de la Conca de Barberà, conocer bodegas llenas de historia y degustar vinos y cavas con carácter único.

Vinos y cavas con carácter

Descubre la Conca de Barberà a través de sus vinos.

Algunas bodegas de Denominación de Origen Conca de Barberà ofertan y desarrollan actividades diversas en sus instalaciones: visitas guiadas a las zonas de producción del vino, paseos explicativos por los viñedos, organización de catas comentadas o de cursos de cata para grupos, tienda-exposición de los vinos elaborados…

El disfrute de los vinos de la Denominación de Origen Conca de Barberà va ligado al descubrimiento de las llamadas «catedrales del vino»: las bodegas modernistas que surgen como consecuencia del auge del cooperativismo agrario desde finales del siglo XIX.  Son bodegas de autor, obras de los arquitectos Cèsar Martinell, discípulo de Antoni Gaudí, Lluís Domènech i Montaner o su hijo Pere Domènech i Roura. No todos son visitables y estan declarados por la Generalitat de Catalunya Bien Cultural de Interés Nacional.

Ir arriba